Fiscal de Ecuador que investigaba asalto a canal de televisión fue asesinado

Sharing is caring!

Un fiscal antimafia de Ecuador que investigaba el asalto de hombres armados al canal de televisión TC el pasado 9 de enero fue asesinado este miércoles en la ciudad de Guayaquil, informó la Fiscalía.

El asesinato del fiscal Carlos Suárez fue confirmado por la fiscal general Diana Salazar en un video divulgado en X (antes Twitter).

«Ante el asesinato de nuestro compañero César Suárez (…) voy a ser enfática: los grupos de delincuencia organizada, los criminales, los terroristas no detendrán nuestro compromiso con la sociedad ecuatoriana», dijo Salazar.

Una responsable del ente investigador dijo a la AFP que Suárez había sido encargado de determinar qué grupo criminal estuvo detrás de la espectacular toma en plena transmisión de un programa del canal TC, durante la reciente crisis de violencia narcocriminal en el país.

Medios de comunicación locales difundieron imágenes de la camioneta de Suárez con varios impactos de bala en la ventana del conductor en una avenida. 

Un responsable de la policía aseguró a la AFP que «las unidades investigativas se encuentran realizando las indagaciones pertinentes para encontrar a los responsables» en el principal puerto del país, centro de operaciones del narcotráfico.

Amenazas

La arremetida contra el canal TC fue uno de los primeros actos criminales que sufrió Ecuador tras la fuga del poderoso Adolfo Macías o «Fito», jefe de la principal banda del país, confirmada el 8 de enero.

Aún no es claro quién está detrás de ese asalto, en el que encapuchados amenazaron a los periodistas y otros trabajadores con pistolas, fusiles y granadas.

Ante la crisis desatada en ese momento, el presidente Daniel Noboa declaró el «conflicto armado interno», tildó a las bandas criminales de «terroristas» y desplegó miles de militares.

En varias cárceles los reos mantuvieron retenidos a más de 100 funcionarios penitenciarios hasta su liberación, el sábado.

La fiscal Salazar ha denunciado amenazas de muerte por parte de Los Lobos, una de las principales organizaciones delictivas.

Ecuador fue durante muchos años un país a salvo del narco, pero se ha ido transformando en un nuevo bastión del tráfico de droga hacia Estados Unidos y Europa con bandas enfrentadas por el control del territorio y unidas en su guerra contra el Estado, sobre todo en el puerto de Guayaquil. 

En los últimos cinco años, la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes pasó de 6 a 46 en 2023 y la guerra interna toca fondo como ocurrió en Colombia en el siglo pasado, pero con un ingrediente adicional: las cárceles en llamas.